Cimbrel Atlético de Hanoi

Aventuras de un socio del Atleti, colmenareño y naviego en extremo Oriente

miércoles, 29 de diciembre de 2010

De vuelta por el Calderón


Llevo ya unos cuantos días en España, disfrutando de no hacer nada, de no oír hablar de Vietnam y de Colmenar, Navia y Carballiño. Una de las primeras cosas que tuve oportunidad de hacer ha sido volver al Calderón, después de casi 10 meses. Los últimos partidos que vi fueron en Febrero.

Pude ver que, a pesar del tiempo transcurrido y los dos títulos ganados, nada cambia por el Calderón. Primero el frío, por supuesto, y después el equipo. 1-0 en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey contra un Español al que le tenemos muchas, muchas, muchas ganas por que recientemente nos ganó, junto con el arbitro, de mala manera en la Liga y porque nos ganó también la final de la Copa del Rey en el año 2000, el año del descenso, con un gol tonto de Tamudo a pase de Tony, nuestro portero. Y se bien lo que digo porque en la fila 6 del fondo en el que estaba Tony, ocupábamos localidad Carlitos, Melero y yo.

En fin, que el partido empezó mal con la lesión de Forlan, pero lo enderezamos con buen juego, sobre todo del Kun y de Reyes. Marcamos el primero, de penalti justísimo a pesar de lo que digan las televisiones y periódicos merengues y parecía, parecía, que íbamos a marcar más. El Español no inquietaba y estábamos jugando bien….demasiado bonito para ser el Atleti… Reyes se auto-expulsó en el minuto 40 por repeler una agresión de un jugador del Español, (patada por detrás y balonazo cuando estaba en el suelo) y claro.. a sufrir durante toda la segunda parte…

Vamos, lo normal, así que me alegro de que nada haya cambiado en el Calderón…seguimos sufriendo. Espero que la huelga de futbolistas no me impida ir el día tres a ver el partido contra el Racing, si no, voy a sacarle muy pero que muy poco jugo al carnet esta temporada….

Bangkok

Bangkok me ha impresionado

Aprovechando que en el viaje Hanoi – Madrid hay que hacer escala en Bangkok, porque la empresa nos manda con la Thay, cambié el billete para que la escala, en vez de ser de tres horas fuese de tres días. Como me volvía un lunes, cambié el billete Hanoi – Bangkok al sábado anterior, a las diez de la mañana.

Así que pasé tres días en Bangkok. Me llevé una grata sorpresa. No sé porqué esperaba una ciudad caótica, tipo Hanoi, y me encontré con una ciudad moderna, organizada, con un sistema de transporte público magnífico y barato. Desde el aeropuerto, por 0,40 €, puedes ir a la ciudad en el Skytrain, un metro elevado unos quince metros sobre las principales avenidas de la ciudad. Las vistas de las calles y los rascacielos son magníficas. También hay una línea de metro, de ferrys por el río y por los canales de la ciudad, taxis con taxímetro, fácilmente identificables porque son rosas, y hasta moto-taxis, pero no como en Hanoi, que consisten en un paisano parado en una esquina con su moto, sino perfectamente uniformados con chalecos y esperando a los clientes en paradas oficiales. También hay Tuk Tuks que son muy pintorescos pero incómodos, escandalosamente caros para los turistas y bastante propensos a embaucarlos, llevarlos a lugares donde no quieren ir y acabar estafándolos, así que cuidado con los Tuk Tuk o con cualquiera que se acerque diciendo que el monumento o templo al que vas está cerrado… A mi me llegaron a decir que el templo más famoso de Bangkok abría a las 5 de la tarde, una hora de lo más normal para abrir un templo. Si les haces caso, te ofrecen llevarte a otro templo cercano “mucho mejor” y a partir de ahí, Dios sabe donde puedes acabar… no roban, solo estafan. Con no hacerles caso, problema solucionado, tampoco insisten mucho. Bangkok, a pesar de su mala fama, es muy segura, incluso las calles de “peor” ambiente, como Nana Plaza, donde estaba mi hotel. La ubicación no fue premeditada, solo casualidad. La elegí porque cerca estaban los mejores hoteles, como el Sheraton y el Hilton, pero se ve que estos lugares atraen todo tipo de negocios.


Bueno, pues estaba hablando de una ciudad moderna, segura, con un buen sistema de transporte, rascacielos, etc… y una temperatura en Diciembre soportable. No quiero pensar lo que puede ser en Agosto.

Bangkok es además la capital de un reino que nunca fue conquistado ni colonizado, ni siquiera por franceses o ingleses en el XIX, con una cultura muy original y potente, y eso se nota en los Monasterios y palacios que tuve la oportunidad de visitar, alguno dos veces, de la impresión que me hizo.

Es increíble el Monasterio de Wat Pho, con su buda reclinado de más de 40 metros de largo. Los pies son de tres metros de altura y las plantas son de madreperla y en ellas están descritas las ciento y pico virtudes del Buda.

Las representaciones del Buda reclinado representan el momento de paso al Nirvana.


El templo está junto al río y la mejor forma de ir es en Skytrain hasta la parada Takshim y allí subirse a un ferry que va recorriendo la margen izquierda. La parada no tiene perdida, es donde se bajan los turistas.

Además del Buda reclinado, el templo está lleno de claustros, como los de los monasterios españoles, pero en vez de haber capiteles con escenas de la Biblia, hay Budas y Budas y Budas, de pie o sentados, de tamaño natural. Es realmente impresionante recorrer los claustros por delante de todos esos Budas, la mayoría dorados, y algunos negros, no sé porqué.

Pude entrar en otro templo dentro del Monasterio cuando unos monjes budistas recitaban su “Rosario” o algo así. Allí me senté, por supuesto en el suelo y con las piernas cruzadas simulando la posición del Loto, mientras los monjes, de riguroso naranja de los pies a la cabeza, recitaban sus mantras. Aguanté hasta que las piernas se empezaron a quejar de la posición…a pesar de su Santidad.

El Monasterio fue la primera Universidad de Tailandia y es de donde surgió el masaje tailandés, pero el de verdad, que tuve ocasión de probar el día siguiente, no el que algunos imaginan. Sigue siendo una escuela de medicina tradicional, que incluye el masaje, que por cierto me sentó muy bien después de estar todo el día andando. Además tuve la oportunidad de ver el Buda reclinado otra vez con el edificio para mí solo, sin nadie que me molestara, pues fui a las seis de la tarde.

A este Monasterio hay que ir al atardecer. En ese momento los edificios, que miran al Oeste son mucho más bonitos y además apenas queda gente.

No me llevé la cámara, se me ha estropeado. Por un lado me da pena, ahora no tengo nada propio para poner en el Blog, pero por otro lado me permitió concentrarme en disfrutar de las visitas y paseos y no en dedicarme a sacar fotos, que es en lo que se convierten lo viajes últimamente, un sacar fotos continuo para después recordar el viaje, pero no concentrarse en disfrutar en el momento. Me compraré otra cámara, pero me gustó la experiencia, que no es nueva pues antes lo hacía habitualmente (siempre había alguien con la cámara dispuesta)

La entrada me está quedando larga y tampoco quiero aburriros, pero quedan muchas cosas que contar, así que creo que habrá más entradas sobre Bangkok en los próximos días.

domingo, 28 de noviembre de 2010

19 de noviembre

El otro día, bueno, para ser exactos hace 9 días, fue 19 de noviembre, también en Vinh Yen, y como tal hubo que celebrarlo. Sabéis que no me resisto a hacerlo. Me gusta celebrar el 19 de noviembre en cualquier circunstancia. Es cierto que este año no hubo cocido para 45 personas, ni cuatro celebraciones (Ourense, Navia, Colmenar amigos y Colmenar familia), ni me regalaron, al menos de momento, muchos libros, pero tengo que reconocer que no estuvo nada mal, a pesar de haber cambiado el cocido por el Xu Xu Sao y la sidra por Bia Hanoi.

Empezamos en la oficina con una cosa discreta: tarta y coca cola porque un ingeniero Vietnamita, Mr Hung, también tenía que celebrar. Vino el cliente que me regaló un ramo de flores espectacular, costumbre vietnamita, no fue el último, y después continuamos en nuestro restaurante favorito para celebrar de Vinh Yen, al aire libre junto al lago. Invitamos a todo el personal porque pensamos que era una buena oportunidad para confraternizar con los Viet, y lo fue, para confraternizar y, sobre todo para beber.

Como he dicho antes no había ni cocido, ni sidra, ni gambas, bueno perdón, gambas sí, pero si que había más de treinta personas, la mayoría vietnamitas, que no sé porqué se sentían en la obligación de brindar cada una de ellas conmigo, por supuesto a la manera vietnamita, o sea, vaso de cerveza o de vodka hasta arriba y de un trago, porque si no la ofensa es grave. No os puedo contar las consecuencias de tanto brindis porque, honestamente, no me acuerdo.

Así que celebramos con Xu Xu Sao, Haisan, Ga, Lau vi y mucha, mucha Bia Hanoi. Después llego el momento de la tarta, (las dos tartas), de soplar las velas, de cantar el cumpleaños feliz en Castellano, Inglés, Vietnamita y Argentino (Estaba Aldo y con Cristian cantaron una variante del habitual cumpleaños feliz) y de los regalos… Y bueno, tengo que reconocer que todos me gustaron y algunos me sorprendieron, aunque quizá no era difícil saber que me gustarían.


Gracias Mr Tuan Anh por el ramo de flores

Gracias al dueño del restaurante por el otro ramo de flores

Gracias Mr Quan por la camisa, de rayas azules… ¿Quién te dijo?

Gracias Mr Dung por el tarjetero

Gracias Site Team 2 por…. no, no puedo describir el regalo aquí.

Gracias Site Team 1 por el cuadro

Y gracias chicos por el casco… soy el más elegante de Vin Yenh

Después nos fuimos al Tokio, la discoteca de Hanoi, pero de allí no puedo comentar mucho. Recuerdo a Melero, ¿o lo soñé? Y recuerdo las gafas de Sergio en el suelo, y poco después que estaba en casa, contestando correos y hablando por el Skype.

A la mañana siguiente afortunadamente en la oficina reparaban algo de la electricidad y no pudimos trabajar…. Gracias a la Compañía eléctrica Viet por ser tan comprensiva.


Ahora no tengo fotos muy buenas, pero se que hay más. Cuando las consiga, las cuelgo en el Picasa

sábado, 13 de noviembre de 2010

NUEVA CASA EN VINH YEN

Tras la imposibilidad de vivir en Hanói y después de casi tres meses en el Hotel Dam Vac de Vin Yenh, por fin hemos encontrado una buena casa para alquilar. Hemos tenido muy buena suerte al encontrarla porque en Vinh Yen, casas tan bien equipadas y de tanta calidad como esta es prácticamente imposible encontrar, aunque eso sí, la pagamos bien para los estándares de Vinh Yen.

La casa es bastante grande, como todas las Vietnamitas, cuatro plantas, cinco habitaciones, cada una con su baño, salón, garaje, templo para rezar y varias terrazas. Por tener tiene hasta una fuente dentro de la casa. Lo bueno, y en eso hemos tenido mucha suerte, es que está prácticamente amueblada: cocina completa, sofás, televisión, camas, aire acondicionado, lavadora, etc… y digo que hemos tenido suerte porque en Vin Yenh las casas se alquilan vacías completamente, ni siquiera con la cocina, así que imaginaros los problemas que podríamos haber tenido sino encontramos esta. Lo único que le falta son armarios en las habitaciones, pero yo me he comprado uno por 90 euros de madera suficientemente grande, además de una mesa, para seguir trabajando en casa, un butacón y una mesilla.

Cada uno tenemos nuestra habitación con baño. La mía tiene 35 m2 y el baño está equipado con Jacuzzi… vamos lo normal.

La casa tiene un pequeño estanque para tener peces de colores, pero todavía no los hemos comprado y también tiene un templo para rezar a los antepasados. De vez en cuando enciendo un palo de incienso para que los antepasados de los dueños estén tranquilos; ninguna ayuda viene mal.


La decoración todavía no la tenemos muy conseguida, yo de momento he puesto de mi parte y he creado un “móvil”, no son como los de Cadler, pero a mí me gusta. Os dejo un video sobre mi creación.

video

Ventajas de estar en una casa, muchas… ya llevamos tres o cuatro tortillas de patatas, gazpacho casi todas las noches, pisto, berenjenas rebozadas y hoy domingo hemos estamos haciendo el primer intento con las legumbres, judías pintas para ser exactos, que es lo único que hemos podido encontrar. Llevan cociendo tres horas pero no prometo nada porque no hemos encontrado material de Casa Poly por aquí…. Ya os contaré.

Para comer tenemos una señora que nos cocina vietnamita realmente bien.

Tenemos Internet, por supuesto, así que esta mañana me he acostado a las 4 de la mañana porque he visto la gran victoria del Aleti sobre el Osasuna y también tenemos X-Box. Como los juegos cuestan 1 euro, la verdad es que tenemos muchísimos, pero solo jugamos al Fifa donde me doy el placer de ganar al Madrid en el Bernabeu. Es impresionante la calidad de los gráficos de este juego y la fidelidad a la realidad. En el caso del Calderón se ve perfectamente entre el hueco del marcador del fondo norte La Maliciosa y sobre la tribuna la Sacramental de San Isidro. A veces me parece verme en mi sitio….buno, más bien a Carlitos Torres.

Os dejo un enlace a más fotos de la casa

http://picasaweb.google.com/118393704446839592274/Casa#


Otra cosa, me he alquilado una moto, cuando vuelva a España saldré con el Legia y nuestras Harleys, porque le estoy cogiendo el gustillo.


Xin Chao Guillermo

Hay un nuevo miembro más en mi familia, mi primo Víctor y Beatriz han tenido un niño. Se llama Guillermo y ha sido bien grande, casi 4 kg. Viene con claros antecedentes madridistas, pero seguro que una esmerada educación puede hacer que vea la luz y abrace la verdader Fé. Nunca es tarde.

No he podido ir a verlo, evidentemente,ni todavía hablar con los orgullosos padres, los felices abuelos y los nuevos tíos, que también tiene su responsabilidad como ellos bien saben, pero bueno, sirva el blog de momento para felicitarnos a toda la familia Barrio.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Fin de semana en familia (Vietnamita)

Hace un par de semanas me invitaron a visitar una ciudad cercana a Hanoi y a pasar el fin de semana en familia. Fue una sorpresa muy grande porque realmente no lo esperaba y sobre todo muy agradable. Me permitió conocer de primera mano como son las familias vietnamitas: abuelos, hijos, nietos todos juntos. Aquí la familia directa no está formada de ninguna manera por padres e hijos, se necesitan abuelos, tíos, primos, incluso cuñados, que viven en la misma casa, hasta que no caben y alguno se tiene que mudar. Por eso son tan grandes las casas.

Empezamos a las 6 de la mañana en el tren. La primera vez que lo cogí. No cre que sea la última a pesar de que fuimos en segunda, los asientos eran bancos de madera y los Viet no tienen ningún rubor en descalzarse y plantarte los pies en tu asiento. Vale que es lento, 100 Km dos horas, pero no más que la carretera, porque no se puede correr y, sobre todo, es mucho más seguro. Viajar en coche y no digamos ya en minibús, da un poco de respeto, cuando menos.

Y nada, llegamos, fuimos a desayunar un buen tazón de sopa (Pho), dimos una vuelta por la ciudad y nos fuimos a la casa de la familia. La primera sorpresa es lo grandes que son las casa. En España no se lo que costarían. Luego la decoración o el mobiliario son espartanos, pero las casas son espectaculares.

Cuando llegamos a la casa era la hora de comer y, tras presentarme al personal, nos sentamos a la mesa…. O no, porque en las familias tradicionales vietnamitas se come a la vietnamita, es decir, sentados en el suelo encima de una alfombra…. No os puedo contar lo “cómodo” que me resultó. A los 5 minutos mi pie izquierdo estaba morado, a los diez minutos, la pierna dormida y a los 15 minutos ya tenía que cambiar la postura apoyando una mano en el suelo, con lo cual no podía comer porque no podía sostener el cuenco. Por supuesto, de alcanzar la comida, ni hablamos…y era una pena porque las gambas, el pescado e incluso las verduras estaban realmente exquisitas. Bien, que no os de pena, al final conseguí apañarme.


La familia estaba compuesta por el padre, la madre, cuatro hijos y cuatro nietos, más dos cuñados… Como os digo comimos todos juntos. Os presento a Min Tao, tiene tres años y me recordaba mucho a mi sobrina Ana porque, aparte de la edad, también dice cosas en inglés…

El domingo fuimos al rastro a comprar plantas, peces de colores y hasta un perro. La verdad es que había de todos los bichos que os podáis imaginar, todo tipo de peces, plantas, etc..y después otra sección de yoga gastronómico, por lo menos yo

En fin, fue un fin de semana muy agradable porque hice cosas normales, no de turista en un hotel. Seguiremos informando….


Información adicional de Hong Kong

Se me olvidó mencionar algo sobre Hong Kong, un olvido imperdonable.

Hong Kong es una ciudad libre de MADRIDISTAS. No vi ni una sola camiseta en los tres días, lo que aumenta considerablemente mi aprecio por esa gran ciudad.

jueves, 14 de octubre de 2010

Un poco de modernidad

Vietnam tiene, sin duda alguna, mucho “sabor y color” local, que lo hacen muy apropiado para venir de vacaciones. La gente viene, está unos días, come la magnífica comida viet, disfruta sorteando motos en las calles de Hanoi, regateando en cada compra que hace, tomando cervezas a 15 céntimos sentados en la acera en sillas que levantan 15 cms del suelo o, por supuesto, visitando Halong Bay, Tam Coc o Sapa. Pero después de 10 días o a lo sumo tres semanas, se vuelve a la monotonía de nuestras vidas aceleradas y modernas…..modernas, modernas….

Modernidad a hora y media de vuelo de Hanoi es lo que ofrece Hong Kong. Nunca imaginé que un café en un Starbucks de diseño futurista, en un rascacielos completamente acristalado, con unas vistas increíbles sobre la principal calle comercial de la ciudad me iba a saber tan bien, o me iba a gustar tanto coger el metro, limpio, organizado, con toda la gente esperando su turno para entrar…No se qué va a pasar en Ho Chi Minh City cuando inauguren el metro. No me puedo imaginar a un Viet esperando su turno para hacer algo.


Hace un par de fines de semana fuimos tres días a Hong Kong y fue un “shock”. Yo lo pongo a nivel de Nueva York, quizá más moderno, porque de hecho lo es. ¡Qué rascacielos! ¡Qué tiendas! ¡Qué metro! ¡Qué parques! ¡Qué garitos! Y por supuesto ¡¡¡¡Qué mujeres de más de 1,50!!!!



No sé muy bien donde está el Comunismo en este paraíso capitalista educado como la Gran Bretaña Victoriana. ¡Hasta circulan al revés!

El primer día lo dedicamos a recorrer las calles de la isla de Hong Kong en sí, a la que llegamos en un ferry de la compañía Star, la misma que la del Titanic. Una vez en la isla, nos dedicamos a andar, a recorrer inmensos centros comerciales con las más modernas marcas y productos y mercados callejeros con nidos de golondrina, aletas de tiburón y otros productos que difícilmente sería capaz de describir. Por la tarde pudimos visitar un templo y ver el atardecer en el mítico Puerto Victoria.



Por la noche nos dimos una vuelta por la zona de copas Lan Kwai Fong y D'Aguilar Street. No puedo describir los bares, restaurantes y pubs que hay allí. Baste decir que en el barrio de Salamanca de Madrid no hubieran desentonado nada, ni en el diseño y fauna, ni en los precios, 6 euros la cerveza. Es el costo de la modernidad, pero os aseguro que viviendo en Vin Yenh se paga con gusto.

Al día siguiente volvimos a la isla y tomamos un funicular hasta la parte más alta, desde donde las vistas son magníficas. Aunque la isla está muy poblada, la parte urbanizada no ocupa mucho porque todos son rascacielos, y la mayor parte es un parque natural. Hicimos un recorrido por un sendero que bordea el pico más alto, the Peak, muy recomendable para hacerse una idea de la isla y de los alrededores. Después bajamos, tomamos un tranvía de dos pisos y fuimos al Causeway Bay, al este del centro. Era domingo, día libre de las emigrantes indonesias y filipinas. Nos bajamos del tranvía y de repente estábamos rodeados de cientos de mujeres, primero indonesias y después filipinas…

Volvimos al hotel, nos duchamos y estuvimos recorriendo el paseo marítimo de Kowloon, que es la parte del continente que está enfrente de la isla, donde estaba nuestro hotel y desde cuyo paseo marítimo las vistas de la isla y de sus edificios son magníficas, especialmente de noche. Recorrimos el paseo de las estrellas, que es como el de los Ángeles, solo que no conoces a ninguna de las estrellas salvo Jackie Chan y Bruce Lee, que tiene una estatua aquí, al parecer muy famosa.

Al día siguiente fuimos a la isla de Lantau en metro para visitar el Tian Tan Buddha (el Buda Gigante), al que se llega en teleférico. Espectacular el viaje, las vistas sobre el aeropuerto, construido todo en una isla artificial, y gigantesco el buda, de más de 30 metros de altura. Eso sí, a pesar de ser lunes, la cantidad de gente que había, incluida una señora de Valencia que se puso muy contenta cuando le dije que el Valencia había ganado y seguía siendo líder, le quita un poco de solemnidad al lugar, como también el aire de parque temático que le dan todas las tiendas de recuerdos. Pero bueno, también se veía gente rezando al Buda y en la parte de abajo pude aprender un poco de la vida del último Buda, Siddhartha Gautama. El Buda está representado en la posición (Mudra) de ausencia de miedo (Mano derecha levantada mostrando la palma).


Bueno, para resumir, el viaje fue fantástico. Me quedaron muchas cosas por ver. No visitamos ningún museo ni fuimos más allá de las calles principales de la isla y de Kowloon. Queda mucho para ver y no está tan lejos. Cuando me canse del “sabor” local, lo tengo claro, internet y billete para Hong Kong.


He colgado las fotos en Picasa, en esta dirección, por si queréis echarlas un vistazo

http://picasaweb.google.com/118393704446839592274/HongKong#

lunes, 11 de octubre de 2010

Metamorfosis I

Me estoy empezando a preocupar…

Quizá sea el momento de abandonar Vietnam

Estas cosas pasan así, sin darte cuenta. Un día te duele la espalda, otro día notas algo extraño en la piel y al día siguiente te has convertido en cucaracha gigante, como el personaje de Kafka en La Metamorfosis.

En mi caso no creo que me convierta en insecto, pero si que algún día empiece a comerlos, o carne de perro, que no se que es peor. Quizá empiece a circular en moto en dirección contraria, a no respetar jamás una cola, a beber alcohol solo de un trago y si es whisky de 21 años mejor o quizá empiece con la transformación física…

Socorro

¡¡¡¡¡¡Me estoy volviendo chino!!!!!!




viernes, 24 de septiembre de 2010

La fiesta de la luna de Otoño

El pasado miércoles, 15 de agosto en el calendario lunar chino, se celebró la fiesta de la Luna. Esta fiesta marca la mitad del año y está relacionada también con el momento de la cosecha del arroz. Se celebra en todo el Oriente y en la actualidad está dedicada sobre todo a los niños.

Al final todos celebramos casi lo mismo, porque en España también hay una gran fiesta el 15 de agosto, Virgen de La Barca en Navia y otras vírgenes en otros sitios, y también celebramos la cosecha, en este caso de la uva, no del arroz, en el mismo momento, a finales de septiembre.
Dicen también que ha entrado el Otoño. Bueno, si, cuando salíamos de la oficina solo hacía 32º C con un 150% de humedad. Esto no es científicamente posible, lo se, pero os juro que lo parece.
El caso es que el miércoles hubo esa fiesta. Es eminentemente familiar y se dedica sobre todo a los niños, que se disfrazan y llevan estrellas y farolillos, como los de la foto:



No os despistéis, estoy hablando de farolillos-

Bueno, el caso es que como los de las obras en España y en Vietnam, tenemos todos las familias lejos, pues nos fuimos nosotros a festejar. Primero con una cena. Afortunadamente no hubo que beber vasos de cerveza de traga de manera continua sino, como eran los del trabajo, pudimos beber lo que quisimos.



Después, por supuesto, diversión a la oriental: Karaoke



Lamentablemente aquí no puedo subir los videos porque son muy pesados, voy a mirar donde hacelo y poner un enlace, pero os aseguro que es espantoso como cantan algunos….

martes, 21 de septiembre de 2010

Tam Dao




Hace un par de fines de semana fuimos a Tam Dao, pero no al campo de golf, del que ya os hablé en otra ocasión, sino al pueblo, que está dentro del Parque Nacional del mismo nombre. Está muy cerca de la oficina, a unos 15 km por una carretera estrecha y empinadísima. De hecho la moto de Oscar no pudo subir.
El Parque está situado en una cadena de montañas que cierran el delta del río Rojo por el norte. Y aquí si está el Vietnam que uno imagina, con jungla, y el que no imagina, con bosques de pinos, muy parecido a Ourense.
La temperatura baja 10 grados con respecto a la planicie y casi siempre está nublado. De hecho las montañas se ven desde la oficina los días claros, y yo tardé más de tres meses en darme cuenta que había montañas cerca, porque siempre estaban cubiertas.

Así que hace un par de domingos, nos cogimos un taxi y nos fuimos a comer allí. Como está fuera de los circuitos turísticos de los extranjeros, aunque es muy popular entre la gente de Hanoi, tuvimos que comer lo único que fuimos capaces de pedir, Xu Xu Sao y Lau Ga, o sea, las verduras que comemos todos los días, que precisamente crecen en Tam Dao, y olla caliente de pollo. Nos pusimos hasta arriba, y es que comer los fines de semana se está convirtiendo en la principal actividad lúdica, una vez pasado el furor de las compras de DVDs.

Después un paseo hasta complejo de lujo (80$ la noche) que estaba montaña abajo y cafecito en el mirador. Había unos novios haciéndose fotos. Son más pesados que en España, no os lo imagináis. La razón es que no se hacen fotos el día de la boda, sino una semana antes. O sea que de eso de no ver el traje a la novia nada. Ah, y aprovechamos para comprar productos típicos.



Los alrededores del lago de Hanoi siempre están llenos de parejas de novios haciéndose fotos. Las novias suelen ir de blanco, aunque alguna va con el traje tradicional. Los novios llevan unos trajes inenarrables…como el del medio de los Chichos pero con puñetas, encaje y brillantes incrustados. No os los podéis imaginar. A ver si consigo una foto y la cuelgo.
Bueno, a ver si ceno. Estoy un poco cansado porque la derrota del Atleti contra el Barça no ha dejado solo lesionado a Messi, a mi también…..y a mi orgullo que hay mucho chino del Barça y del Madrid

viernes, 17 de septiembre de 2010

Nuevo partido de fútbol


Hola a todos,

Demasiado tiempo sin escribir nada, lo sé. No quiero poner aquí nada de trabajo, pero creerme que estoy muy, pero que muy liado y que llego bastante cansado al hotel, sin ganas de escribir.

Pero bueno, ayer ocurrió un evento en Vin Yenh y tengo que contarlo. Poco a poco vamos descubriendo que este pueblo tiene sus posibilidades. En una entrada anterior os contaba sobre un torneo de futbol que jugamos con el cliente y el Contratista . Os ponía fotos del campo, fotos de los guantes con los que querían que jugase, etc…

Ayer volvimos a jugar. Solo contra el Cliente. Hay un nuevo director de proyecto y organizamos un partido de fútbol y una cena posterior. El partido se jugó en el Estadio Municipal de Vin Yenh. ¡¡¡¡ de césped artificial!!!! 12 euros me costó alquilarlo, incluyendo un árbitro perfectamente uniformado. Bueno al árbitro después nos lo llevamos a cenar.
El partido se jugó a la muy apropiada hora en un país tropical de las cuatro de la tarde… que calor e inventamos una nueva modalidad, fútbol 9. Jugamos a lo ancho de medio campo 9 contra nueve con unas porterías un poco más grandes que las de fútbol sala. Estaba bastante seguro de que no me meterían ningún gol, como así fue. Ganamos 2 a 0, con gran actuación de algunos españoles y, por supuesto del portero, que salió aclamado por todos entre exclamaciones de ¡¡No me podría imaginar que estuvieras tan ágil!! Y cosas por el estilo


Os dejo unas fotos del evento para que veáis la nueva equipación del equipo de Getinsa.


Las camisetas cuestan 5 o 6 dólares y son perfectas imitaciones chinas. Fijaros que alguna ya tiene la estrella. El único problema es que hay que estar bien delgado. De mi talla no hay. Cuando vuelva a España me tengo que comprar la de ….Casilllas.. NOOOOOOOOO la de De Gea.


De la cena no os cuento más que éramos 44 y no se cuantas botellas de cerveza me tuve que beber brindando por la tradicional amistad Hispano – Vietnamita. Solo os diré que se oyeron canciones de Antonio Molina por las orillas del lago central de Vin Yenh.

viernes, 27 de agosto de 2010

Viernes de Remedios, como quien dice





Ya estamos en Viernes de Remedios, como quien dice, también en Hanoi. Es cierto que no debería yo de estar aquí, como tampoco debería haber estado el pasado diecisiete de agosto, jira de Navia para los no iniciados, pero las cosas son así y aquí estoy, dispuesto a celebrarlo, aunque sea en la intimidad, como el que habla catalán.

Así que los colmenareños se las tendrán que arreglar sin mí este año. Seguro que se apañan bien, excepto los solteros el Lunes de Remedios, me temo. Es una pena porque este iba a ser el primer cocido de solteros de Carlitos, pero tendremos que posponerlo hasta que sea capaz de comer morcillas de casa Poli enteras y no en puré, aunque quizá ya lo haga.

Ya estoy en el hotel. Hoy he tenido reunión semanal de obra en Vinh Yen. Como añoro las maratonianas reuniones de obra con Mariluz y Luis, (un beso para ella y un aupa atleti para él) por lo menos me enteraba de casi todo y no hacía falta traductores. Hoy han tenido que traducir varias veces de mi inglés español al inglés coreano y viceversa, porque los coreanos no me entendían bien y a la traductora vietnamita si y yo a ella.

Después me he venido a Hanoi a una cena, pantagruélica y multinacional: japoneses, indios, filipinas, viets y un par de españoles despistados, por lo menos yo, porque el protocolo me ha sentado en el costado izquierdo de la mesa y no me he enterado de nada, por mi oído. Bueno, como no oia me he puesto morado de todo tipo de rollitos (Nam).Ha estado bien, pero me gustaría estar en Colmenar.

Y ahora, me voy a acostar. Bueno antes mandaré unos sms a unos cuantos colmenareños. No tardaré mucho porque me tengo que levantar a las dos menos cuarto a ver al atleti contra el Inter.

Aupa Atleti y viva Colmenar que tiene….

lunes, 16 de agosto de 2010

LA TPA EN VIETNAM


Para los que no lo sepan, la TPA es la Televisión del Principado de Asturias, y aunque supongo que tiene todos los problemas de las televisiones autonómicas y que la audiencia no será prodigiosa, tiene el buen gusto de emitir por Internet y desde hace un par de años retransmitir el Descenso a Nado de la Ría de Navia.

Así que el Domingo pasado, a las diez de la noche, me senté en la terraza con la luz apagada, el ventilador apuntándome y el ordenador conectado a la TPA.

Para los que no lo conozcáis, no oséis confundirlo con el Descenso del Sella. Para empezar se hace nadando, no en piragua, o sea, que es para paisanos, paisanas, porque además de la distancia, 5000 metros los hombres, 3000 metros las mujeres y otras distancias para las categorías de veteranos y menores, el agua está condenadamente fría, a pesar de ser en verano, pero claro, verano asturiano. Yo no recuerdo ahora mismo ningún descenso con sol, y este no fue la excepción. Cielo encapotado como manda la tradición, para que los nadadores no se sofoquen. Además en las vísperas Navia no se llena de manzanillos bebiendo sidra como condenados, aunque el fin de semana del descenso hay bastante ambiente, para que negarlo, aunque no tanto que no le permita a Luis el de La Magaya servirte media cajina de sidras en media horita.


El Descenso está organizado por la Asociación de Amigos de la Ría de Navia, de la que soy socio a pesar de la férrea oposición del tesorero a causa de un pequeño malentendido que surgió hace años sobre quien debía de pagar mi cuota, si yo, o el tesorero. Una vez aclarado que comprendía que mi cuota la debía pagar yo y que no volvería a cederle los derechos de pago, pude volver a hacerme socio hace dos años. En la Asociación trabajan un montón de naviegos de manera desinteresada. Tengo un montón de amigos allí dentro y el Presidente es el primo de Julito el del Muelle, lo que es estar conectado de verdad.



Así que el domingo eche de menos ver la cabalgata cómico folclórica, la diana floreada de los gaiteiros, ir al muelle a ver a los nadadores llegar, comer pipas y tomar un chupito de Los Serranos con Julio en la ventana de casa de sus padres, que da directamente sobre el Muelle, ver a Gabriel alcanzar la meta (categoría +70 años, distancia 1.000 metros, tiempo de este año 1 hora 54 minutos ¡con lo fría que está el agua! Que monstru) y este año, podría haber visto a mi hermano Manu, que nadó 1.700 metros.

Después de acabar la competición la tradición manda ir a tomar el bollo de chorizo con media cajina de sidra en el jardín enfrente de la panadería de la Barca...Buen sitio para juntarse, siquiera por un rato, la panda de inseparables comedores, bebedores y fiesteros con la que me andaba cuando vivía en Navia

El domingo pasado no hubo nada de lo que cuento… solo la TPA...



sábado, 7 de agosto de 2010

Una Prueba

Pinchar en las fotos, Esto es una prueba...





Espero que no haya sido muy pesado.

Tiene un problema, no se pueden corregir los errores, como lo del tejado

miércoles, 4 de agosto de 2010

Golf en Tam Dao

He pasado el primer fin de semana en Vietnam desde mi vuelta. Como ya no tenemos casa en Hanoi, hay que buscarse nuevas actividades por la zona que sustituyan las cenas en La Salsa y las cervezas en locales varios. Y buscando, buscando, hemos encontrado un club de golf...¡pero que club de golf!


Está junto al parque nacional de Tam Dao. Por fin he visto la selva más o menos de cerca en Vietnam. El lugar es magnífico, a la espalda la sierra y la selva, a los pies el valle absolutamente verde por los campos de arroz, que están nuevamente plantados para recoger la segunda cosecha.

El local social es gigantesco: restaurante, hotel, spa, tienda de golf y el campo es precioso. No se cuantos hoyos tiene, pero me parece enorme.


Y allá nos fuimos. Yo había cogido un palo de golf una vez. Tras unos minutos de dificultad para tratar de explicar que queríamos hacer, llegamos al campo de prácticas. 30 bolas 3$, alquiler del palo 2$. Total 5$, unos 4 €. Para lo demás...

Tras ejercer como topo durante un buen rato, o sea, que le pegaba al suelo y levantaba el cesped en vez de darle a la bola, empecé a acertarle. Y metí en un green a 100 metros por lo menos 5 bolas... No está mal, digo yo. En Carballiño también había campo de golf, no tan grande ni bonito, y con más cuestas, pero hay que reconocer que los alrededores daban más de si, al menos para comer y beber. Allí no jugaba porque los de Colmenar no jugamos al golf...pero claro, como Vietnam está tan lejos de Colmenar, no se nota tanto la procedencia. Aquí somos todos Taybañoles. (Taybanha number one dicen todos ahora por aquí).


Acabamos las prácticas y nos fuimos a la casa club. Allí nos dijeron que por los 5$ teníamos derecho a usar las duchas...y cuando bajamos también vimos que teníamos a nuestra disposición la sauna, el baño turco y el Jacuzzi... y también toallas, chancletas, gel, champú, espuma de afeitar, gomina (no muy útil en mi caso), polvos de talco (bastante útiles en mi caso), etc, etc, etc... Un lujo asiático. Tenemos que localizar donde dan los masajes. Mejor que en Carballiño, tengo que reconocerlo.

Bueno, os dejo una foto de la piscina del hotel.